Mensaje de Mayo de 2018

Con alegría y entusiasmo iniciamos mayo, un mes lleno de trabajo, servicio, entrega y amor. Este mes que se dedica a nuestra Madre del cielo la Virgen María, que como buena Madre de Jesús resucitado sigue fortaleciendo a la Iglesia caminante.

Recordamos en este mes fechas importantes tanto civiles como religiosas, entre ellas dos de gran relevancia, el Día de las Madres y el Día del Maestro, ambos han sido personas muy importantes en nuestras vidas, ya que nos han educado en la fe y las buenas costumbres, así como en el conocimiento y los valores; que su labor siga dando frutos en cada uno de nosotros, que hemos tenido la dicha de tener una gran Mamá y unos grandes Maestros.

¡Felicidades a cada uno de ellos, que continúen siendo grandes educadores en nuestras vidas! De igual manera, celebramos la gran fiesta de la iglesia que es Pentecostés, el Espíritu Santo que da vida y fortaleza, la Santísima Trinidad y Corpus Christi (el Cuerpo y la Sangre de Cristo) con las que termina el tiempo de Pascua.

Como cada año, ya es tradición que los Padres Escolapios de México realizamos nuestra peregrinación al santuario de la Villa de Guadalupe, en esta ocasión será el sábado 26 de mayo y estaremos representantes de todas las obras escolapias dando gracias a la Virgen por todo lo recibido, así como para pedir por otro año más de trabajo y servicio al estilo de San José de Calasanz, nuestro gran ejemplo de vida que amó y encomendó a la Virgen María toda su obra.

“A tu amparo y protección Madre de Dios acudimos, no desprecies nuestros ruegos y de todos los peligros Virgen gloriosa y bendita defiende siempre a tus hijos.” Virgen de Guadalupe. Ruega por nosotros. Amén

Con cariño

Lic. y P. Martín Eloy Jiménez López Sch. P.