homenoticias

NOTICIAS

Mensaje de octubre de 2018
P. Rodolfo Robert Esquivel, Sch.P.
Titular General del Colegio Cristóbal Colón

Para nuestro colegio es fundamental replantearnos, no solo las estrategias educativas de la estructura curricular, sino también una renovación de la oferta extracurricular para que, de una manera más integral e integradora, nuestros alumnos se sientan estimulados a nuevas búsquedas que los ayuden en su desarrollo personal y aprendizaje. Es por eso que quiero dedicar el contenido de esta carta a reflexionar con ustedes sobre el tema, desde cinco espacios concretos de educación extracurricular.

1. El impulso del pensamiento lógico-científico y el adecuado manejo de la innovación tecnológica son esenciales en estos tiempos. La mera utilización de dispositivos o las prácticas memorísticas de conceptos no llevarán al desarrollo de pensamiento propio, ni ayudarán a los jóvenes a una relación sana y autónoma frente a la tecnología. Es necesario impulsar experiencias de aprendizaje con alto nivel científico; que despierten genuinos deseos por aprender y el necesario sentido moral para orientar esos saberes al bien común.

2. El mundo de los idiomas debe ir más allá del instrumentalismo inmediato (bueno, aunque insuficiente), para convertirse en la puerta que abra a nuestros jóvenes unos horizontes culturales mucho más amplios; ayudándolos a situarse adecuadamente en un mundo cada vez más global e inter-cultural. Así, las experiencias de intercambios, movilidad y relación con sus pares de otros países en las distintas lenguas es un camino deseable y necesario.

3. Los deportes deben acercar a los muchachos al sentido genuino de lo lúdico y lo colaborativo en dinámicas de aire libre. El creciente aislamiento que algunas actividades fomentan desde cada vez más temprana edad, favorece riesgos graves como soledad, pérdida de habilidades relacionales reales y sedentarismo precoz. La recuperación del juego en su sentido más integral es la mejor oportunidad de trabajar temas esenciales de motricidad, nutrición, salud en general y sentido de equipo.

4. Los grupos juveniles y pastorales son una riqueza enorme en nuestro colegio, creando sentido de asociación y vivencia activa de la fe, pero deben seguir creciendo en sentido solidario y responsable, para que además del sentido de grupo y de amistad, favorezcan en sus integrantes un cambio de valores que pueda reconocerse en su casa, con otros compañeros y con la necesaria solidaridad con el prójimo y el ambiente.

5. La vida cultural del colegio es extraordinaria y nuestros grupos de danza y música son orgullo institucional. Así, lo recreativo debe suscitar un mayor sentido de aprecio por la gran riqueza patrimonial de nuestra cultura, abriéndose a la innovación y creatividad en expresiones y composiciones musicales, plásticas, intelectuales, literarias y gastronómicas, por mencionar algunas.

En esta línea queremos ir avanzando para renovar nuestra oferta extracurricular, no sólo con nuevas alternativas, sino con un replanteamiento de las que ya desarrollamos. San José de Calasanz sugiere que la tarea de la educación es responder y hacer crecer la “interna inclinación”, con la que Dios ha dotado a manera de dones, a cada persona. Su descubrimiento y potencialidad en nuestros alumnos debe ser la tarea más hermosa del colegio y el mejor regalo que desde aquí podamos ofrecer al presente y futuro de la sociedad.

¡Mis mejores deseos para todos ustedes!

P. Rodolfo Robert Esquivel, Sch.P.
Titular General del Colegio Cristóbal Colón

Galería fotográfica