homenoticias

NOTICIAS

Carta de Septiembre 2019
Escuela y Ciudadanía

La primera parte del curso escolar coincide con septiembre, mes que dedicamos de manera especial a la memoria de la gesta independiente y a la celebración de la patria mexicana. Es por eso que quiero compartir esta breve reflexión sobre escuela y ciudadanía.

La escuela es reconocida como el medio más potente para la socialización, más allá de la familia y para la construcción de la ciudadanía, como forma de vida y pacto social.

En todas las épocas nos auto-percibimos con rezago respecto a las demandas del mundo y la sociedad, como si nuestras respuestas fueran ”eternamente anticuadas”. Y es allí donde la escuela tiene que generar el permanente dinamismo de formar con valentía, para un futuro que irrumpe cada día en todos los entornos. Pero no se trata de la innovación como valor en sí mismo, que olvida sujetos y proyectos para dar culto a nuevas tecnología o metodologías. Se trata de dar sustento real a las personas para que sean medio de cohesión y transformación social.

En este sentido nuestro colegio quiere reforzar cuatro niveles que consideramos esenciales:

1. La formación en valores: No se trata de una mirada nostálgica a un pasado que puede no volver, sino una apuesta audaz y de futuro por todo aquello que consideramos esencial para la vida y convivencia. La educación para un mayor equilibrio personal, el estímulo al aprendizaje colaborativo y la práctica constructiva en valores cristianos de justicia, solidaridad y paz son fundamentales. De allí que nuestra propuesta de acompañamiento y desarrollo humano integren los ámbitos de la orientación, la tutoría, la pastoral y una más cuidada metodología en la educación curricular y extracurricular.

2. La creatividad como clave de calidad: Exige procesos sistemáticos de aprendizaje que le permitan a nuestros alumnos “apropiarse” intelectualmente del conocimiento para que, a su vez, sean capaces de generarlo y renovarlo en un mundo cada vez más complejo y competitivo. El fomento de la investigación rigurosa como espacio que anima y da cuerpo a la imaginación en su encuentro cotidiano con los desafíos de la realidad, así como el impulso emprendedor deben ser los caminos a seguir.

3. El pensamiento crítico: Enfatiza la generación de preguntas adecuadas y con creciente profundidad, para superar la rutina de las respuestas obvias, del plagio sistemático y de la pasividad negativa que produce la “eterna” sensación de no aspirar a nuevas soluciones para los problemas “de siempre”. Exige formar para la profundidad y búsqueda de los grandes ¿cómo? y ¿por qué? acerca de la realidad.

4. El autocontrol socioemocional: Muchas de las oportunidades positivas de la vida se destruyen por esas palabras y acciones impulsivas que saliendo de nuestro interior, lo hacen de manera imprudente, violenta o abiertamente anti-social. Es necesario fomentar el sano autoconocimiento de nuestros alumnos para que conscientes de cómo son, trabajen su mundo interior y crezcan en sensatez y ponderación, si queremos superar los riesgos de un mundo que estimula el capricho irreal y la violencia irracional.

Y ustedes podrían estarse preguntando: ¿Qué tiene que ver todo esto con septiembre, la independencia y la patria? Nosotros en el Colegio Cristóbal Colón, entendemos que estos aspectos son parte del único camino de formar futuros adultos: más equilibrados, responsables, independientes y solidarios. ¡Qué más podríamos desear para nuestro país!

¡Qué el recuerdo de las gestas heroicas se traduzca siempre en un compromiso por mejorar la vida de los que nos rodean! Para eso… ¡Todos somos indispensables! ¡Felices y dignas Fiestas Patrias!

P. Rodolfo Robert Esquivel, Sch.P.
Titular General del Colegio Cristóbal Colón

Galería fotográfica